Orientaciones para el profesorado

Autor: Luis Miguel Miñarro López

 

La narración de historias es una herramienta de comunicación eficaz que permite a los niños y niñas recordar con mayor facilidad lecciones y cualidades que pueden usar en su vida a diario. Del mismo modo, nos permiten abordar temas complejos y difíciles de enseñar al público infantil, el cual es nuestra mayor esperanza.

ONU

“Senbazuru”. Esta antigua leyenda japonesa cuenta que será concedido un deseo a cualquier persona que logre hacer 1000 grullas de papel.

Las mil grullas de origami (papiroflexia en japonés) se convirtieron en un símbolo de la paz a causa de la historia de Sadako Sasaki (1943-1955), una niña japonesa que deseó curarse de su enfermedad producida por la radiación de la bomba atómica que cayó sobre Hiroshima en agosto de 1945.

Un día, en el hospital, Sadako decidió hacer 1000 grullas de papel. Quería curarse, pero también su deseo era que todo el mundo pudiera vivir en paz y que no hubiera más guerras. La enfermedad la detuvo cuando llevaba hechas 644. Sus amigos y amigas completaron las mil grullas y por eso sus deseos de paz siguen vivos y se comparten en todos los lugares del mundo.

Tradicionalmente, se regalan grullas para desear salud, felicidad y prosperidad a las personas a las que queremos.

Por todo ello, en tus manos tienes esta historia “Sadako y la leyenda de las mil grullas de papel”, para que la disfrutes leyéndola o escuchándola, para que la puedas recrear con tus alumnos y alumnas y les ayudes a tomar conciencia de la importancia de vivir en paz entre nosotros; en paz con el planeta que habitamos.

Leer y escuchar la historia de “Sadako y la leyenda de las mil grullas de papel” puede ser el vehículo que necesitamos, el punto de partida, para trabajar sobre temas complejos y de difícil comprensión para los jóvenes, por sus implicaciones. Este puede ser el caso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que se plantean como iniciativa de las Naciones Unidas y que conectan con la necesidad de situar la escuela en el mundo real

Por otra parte, a la hora de abordar las actividades que aquí se proponen y de llevarlas a la práctica en el aula, conviene tener en cuenta que con ellas, o a propósito de ellas, se activan las siguientes cuestiones o elementos didácticos:

    1. EDUCACIÓN INCLUSIVA
    2. TRABAJO POR PROYECTOS
    3. LA ROBÓTICA
    4. LA DIMENSIÓN INTERNACIONAL Y EUROPEA DE LA EDUCACIÓN.
    5. LA EVALUACIÓN
    6. RECURSOS QUE INTERESA CONSULTAR

Inclusión no entendida en referencia a la discapacidad sino tomando aquí la visión y las claves para la mejora escolar que nos ofrecen Booth y Ainscow (2011) en su “Guía para la educación inclusiva. Desarrollando el aprendizaje y la participación en los centros escolares”[1]. Entendiendo así, la inclusión como una cuestión transversal y no meramente puntual que promueve la transformación y la mejora, creando culturas inclusivas construyendo comunidad; estableciendo políticas inclusivas; desarrollando prácticas inclusivas.

La participación de la comunidad, la convivencia, la paz como estrategia de resolución de conflictos, el centro como espacio para el ejercicio de la ciudadanía democrática, el respecto a la integridad del planeta, la apertura a nuevos contextos, ya sean virtuales o reales, culturales o lingüísticos; la construcción de un currículo para todos y todas, incorporando nuevas metodologías, estrategias y recursos que faciliten el acceso al currículo, con independencia de las capacidades y motivaciones que cada persona tenga  (véanse ámbitos e indicadores para trabajar la inclusión en los centros educativos en la citada guía); todos ellos son asuntos que afectan a la inclusión y pueden ser tratados con actividades y contenidos como los que aquí se proponen.

[1] Booth, T. y Ainscow, M. (2011). Guía para la educación inclusiva. Desarrollando el aprendizaje y la participación en los centros escolares (3ªEd). Bristol. Centre for Studies in Inclusive Education (CSIE).

El aprendizaje basado en proyectos (ABP en español, Project Based Learning, PBL, en inglés) ofrece un planteamiento didáctico centrado en el alumnado con un enfoque que da soporte a aprendizajes profundos y significativos, mediante la exploración activa de lo que ocurre en el mundo real, sus problemas y sus oportunidades (Condliffe, et al, 2017)[1]

Esta metodología implica un proceso de documentación, investigación, reflexión y elaboración de un producto final que dé respuesta a una cuestión o problema principal que el profesorado plantea a partir de un determinado escenario. Desde el punto de vista curricular debe permitir un abordaje transversal e integrado de contenidos de distintas áreas que ponga en juego el desarrollo de competencias básicas; lo que supone la implicación, desde una perspectiva colaborativa, de un equipo docente interdisciplinar.

Pero, sobre todo, conviene destacar la idea de que en el trabajo por proyectos, el resultado final o producto tiene un destinatario o destinatarios reales (otros compañeros y compañeras, el profesor-a y otros profesores-as, las familias, la comunidad local, las redes sociales con sus destinarios anónimos, …), a los que se pretende informar, ilustrar, sugerir y también, por qué no, gustar. En este caso, el destinatario ya no es únicamente el profesor o profesora que va a evaluar el trabajo. Como decíamos antes, la cultura participativa cobra sentido y la revisión y mejora de nuestros textos y producciones comienza a ser significativa; de este modo trabajo en equipo, responsabilidades compartidas, autoevaluación, mejora y difusión de los productos forman parte del proceso educativo. Entre las actividades que aquí se proponen, la mayor parte de ellas se pueden plantear desde esta perspectiva. Puedes tomar como referencia la webquest.

En nuestro caso, también se sugiere que el alumnado tome partido, más allá de la presentación del resultado final de su trabajo. Buscaremos, pues, creación de conciencia ciudadana, cierto activismo social; en definitiva, queremos dotar a nuestro alumnado de herramientas que le capaciten para “ver el mundo” desde una perspectiva más comprometida, más solidaria, más participativa; actuando en su entorno más cercano, la familia, su centro escolar, su ciudad; pensando “en global”.

[1]. Condlife, B, et al (2017). Project Based Learning. A literature review. MDRC. Buildin Knoledge to improve Social Policy. www.mdrc.org

Según el reciente informe “La Universidad española en cifras”[1], existe una oferta de trabajo en las áreas de ingeniería o arquitectura que supone el 36% del total de la oferta de empleo, mientras que las matrículas de estudiantes en estas mismas áreas solo suponen el 17% de la demanda estudios universitarios.

En ese mismo informe, se pone de manifiesto que las matrículas en estos estudios han venido descendiendo en los últimos años, de tal modo que nos situamos 5 puntos por debajo de la media de la Unión Europea; 7,1 puntos por debajo del Reino Unido o 14,1 puntos por debajo de Alemania.

Con independencia de la brecha de género, que también es significativa y convendría tenerla en cuenta, el trabajo para situarnos en una posición estratégica mejor, desde el punto de vista del desarrollo tecnológico, científico y económico, hay que abordarlo desde la escuela (en los espacios formales de la educación); también en otros ámbitos no formales e informales (las actividades extraescolares, el juego en la familia). Con esta perspectiva, aquí se incluyen propuestas como la robótica o las matemáticas.

Juego de mesa "Mil grullas para la paz"La robótica gana terreno en su presencia en las aulas de cualquier nivel educativo, ya no tanto como contenido en sí mismo, ni siquiera como contenido de alcance curricular; pero como afirman Hervás, Ballesteros y Corujo (2018)[1], la robótica se introduce como medio o contexto, muy motivador, para una educación significativa que ayuda al alumnado a superar barreras de aprendizaje, a la vez que los apoya “en el proceso de construir y reconstruir el conocimiento.” Con este planteamiento, aquí se proponen actividades y materiales para hacer uso de estos recursos, en el marco de lo que entendemos como “La escuela del siglo XXI”. En la propuesta que aquí te ofrecemos, se toma como referencia el tablero y los elementos del juego de mesa “Mil grullas para la paz” que se ofrece en este producto educativo. Encontrarás indicaciones muy precisas sobre cómo construir tus materiales y algunas ideas sobre cómo introducir los pequeños robots tipo Beebot o Bluebot para jugar en el aula.

Por otra parte, las matemáticas, con un planteamiento metodológico que permita despertar el interés por ellas, aprovechando la idea de que están por todas partes, en todo lo que nos rodea, incluido el juego.

[1] Informe disponible en el siguiente enlace: http://www.crue.org/Boletin_SG/2020/UEC%202020/UEC%20WEB.pdf

[2] Hervás, C, Ballesteros, C, Corujo, M.C. (2018). La robótica como estrategia didáctica para las aulas de Educación primaria. Revista Educativa Hekademos, 24, 30-40

La internacionalización de la educación parece esencial en la escuela de nuestro tiempo. El abordaje de contenidos y proyectos de carácter transnacional son una realidad que se hace posible gracias a una visión de la educación más ampliada y enriquecida; también gracias a los medios tecnológicos que facilitan la comunicación, el intercambio y la relación intercultural entre escuelas, docentes y alumnado de cualquier parte del mundo. De este modo, la internacionalización se presenta como ejercicio consciente, de los centros educativos y de los miembros de sus correspondientes comunidades educativas, de pertenencia a una comunidad europea y global del conocimiento y de la diversidad, tanto lingüística como cultural; como marco para el intercambio y la cooperación educativa así como para el desarrollo de la Competencia comunicativa intercultural. Internacionalización superadora de las visiones limitantes del aula, del centro educativo, de lo estrictamente local. En nuestro caso, presentamos la posibilidad de generar proyectos de esta índole mediante el Programa eTwinning.[1]

Entre las actividades que se presentan aquí, encontrarás un “Kit de proyecto”, que te ayudará a tomar tu propia iniciativa y crear tu propio proyecto, en colaboración con otros centros educativos europeos y no europeos.

Para más información, en www.etwinning.net ; también en www.etwinning.es.

[1] Desde 2014 eTwinning forma parte de Erasmus+, el programa de la Unión Europea en materia de educación, formación, juventud y deporte. La acción eTwinning está dirigida a centros educativos de Educación Infantil, Primaria y Secundaria ya sean de titularidad pública, concertada y privada y su objetivo principal es fomentar y favorecer el trabajo en colaboración entre profesores y centros escolares europeos a través de Internet.

La evaluación es parte esencial de cualquier proyecto y por lo tanto debe ser tenida en cuenta desde el mismo momento que decidimos poner en marcha alguno. Aunque se trata de una referencia ciertamente antigua, Cronbach (1963)[1] ya afirmaba que “la evaluación debe ser útil para la toma de decisiones, para mejorar el proceso y el programa”; necesaria para valorar los recursos y las necesidades, los productos, los resultados y también el impacto de un proyecto, en nuestro caso, en la comunidad educativa en la que se vaya a desarrollar; por otra parte, también, para documentar el desarrollo del mismo así como las lecciones aprendidas.

En definitiva, podremos evaluar los resultados del trabajo de nuestro alumnado y para ello se propondrá una evaluación mediante rúbricas; pero también valoraremos cuestiones como el grado de implicación de los y las participantes, el  grado de satisfacción con su participación; extraeremos conclusiones que puedan resultar valiosas y, del mismo modo, aprovecharemos para medir el impacto que estos proyectos puedan tener en la transformación de nuestros puntos de vista, nuestras prácticas educativas, en la mejora de nuestras competencias como docentes; también en la mejora de las competencias de nuestro alumnado; en definitiva, en la transformación de nuestra comunidad educativa.

[1] Cronbach, L. J. (1963): "Course improvement through evaluation". Teachers College Record, 64, pp 672-683.

Afortunadamente, vivimos en un tiempo en el que el acceso a la información resulta relativamente fácil. La clave para optimizar todo el potencial que nos ofrecen las tecnologías es poder discriminar entre fuentes fiables y las que no lo son; entre los recursos adecuados y los que resultan inapropiados; todo ello en función de qué información necesitemos, para qué la necesitemos y, sobre todo, de la capacidad de construir nuevo conocimiento a partir del que ya está disponible.

Con relación al tema que nos ocupa, se podría hacer una selección más o menos extensa de recursos disponibles en internet que nos serían útiles para recoger información, acceder a materiales y a propuestas educativas, para conocer prácticas o iniciativas de personas e instituciones que pueden ser inspiradoras.

Aquí, solo unos ejemplos que pueden servir como punto de partida:

  • La guía de educación en derechos humanos. También responden a la pregunta ¿Qué podemos hacer?

Guía de educación en derechos humanos. 

  • Vídeo tutorial: Haz tu grulla de papel, de la Fundación Mutua General de Cataluña.

Haz tu grulla de papel

  • Fundación Sadako. Página Web no muy actualizada pero con información y enlaces interesantes que conviene explorar.

www.fundacionsadako.org

  • La página web de la Fundación Cultura de Paz y el legado de Federico Mayor Zaragoza. En ella encontrarás manifiestos y declaraciones por la paz, acceso a centros de documentación e investigación; materiales y recursos de máximo interés. Una institución española y un personaje de nuestro tiempo que han hecho del trabajo por la PAZ un objetivo vital, un compromiso con la humanidad.

http://www.fund-culturadepaz.org/

  • Esta página de UNICEF, pensada para centros educativos y profesorado.

https://www.unicef.es/educa

Justificación      Orientaciones      Actividades        Créditos