Leer y escuchar la historia de “Sadako y la leyenda de las mil grullas de papel” puede ser el punto de partida para trabajar sobre temas complejos pero que resultan inexcusables y conectan con la necesidad de situar la escuela en el mundo real.

A la hora de abordar las actividades que aquí se proponen y de llevarlas a la práctica en el aula, conviene tener en cuenta que con ellas, o a propósito de ellas, se activan las siguientes cuestiones o elementos didácticos:

Educación Inclusiva

Inclusión como una cuestión transversal y no meramente puntual que promueve la transformación y la mejora, creando culturas inclusivas construyendo comunidad; desarrollando prácticas inclusivas mediante la participación de la comunidad,  gestionando la convivencia con la paz como estrategia de resolución de conflictos, tomando el centro como espacio para el ejercicio de la ciudadanía democrática; incorporando un currículo para todos y todas, incorporando nuevas metodologías, estrategias y recursos que faciliten el acceso al currículo, con independencia de las capacidades y motivaciones que cada persona tenga.

Trabajo por proyectos

El aprendizaje basado en proyectos (ABP en español, Project Based Learning, PBL, en inglés) ofrece un planteamiento didáctico centrado en el alumnado con un enfoque que da soporte a aprendizajes profundos y significativos, mediante la exploración activa de lo que ocurre en el mundo real, sus problemas y sus oportunidades.

Esta metodología implica un proceso de documentación, investigación, reflexión y elaboración de un producto final que dé respuesta a una cuestión o problema principal que el profesorado plantea a partir de un determinado escenario.

Desde el punto de vista curricular debe permitir un abordaje transversal e integrado de contenidos de distintas áreas que ponga en juego el desarrollo de competencias básicas; lo que supone la implicación, desde una perspectiva colaborativa, de un equipo docente interdisciplinar.

Las competencias STEAM

Según el reciente informe “La Universidad española en cifras”, existe una oferta de trabajo en las áreas de ingeniería o arquitectura que supone el 36% del total de la oferta de empleo, mientras que las matrículas de estudiantes en estas mismas áreas solo suponen el 17% de la demanda estudios universitarios.

En ese mismo informe, se pone de manifiesto que las matrículas en estos estudios han venido descendiendo en los últimos años, de tal modo que nos situamos 5 puntos por debajo de la media de la Unión Europea; 7,1 puntos por debajo del Reino Unido o 14,1 puntos por debajo de Alemania.

Con independencia de la brecha de género, que también es significativa y convendría tenerla en cuenta, el trabajo para situarnos en una posición estratégica mejor, desde el punto de vista del desarrollo tecnológico, científico y económico, hay que abordarlo desde la escuela (en los espacios formales de la educación); también en otros ámbitos no formales e informales (las actividades extraescolares, el juego en la familia). Con esta perspectiva, aquí se incluyen propuestas como la robótica o las matemáticas.

La robótica gana terreno en su presencia en las aulas de cualquier nivel educativo, ya no tanto como contenido en sí mismo, ni siquiera como contenido de alcance curricular. La robótica se introduce como medio o contexto, muy motivador, para una educación significativa que ayuda al alumnado a superar barreras de aprendizaje, a la vez que los apoya “en el proceso de construir y reconstruir el conocimiento.” Con este planteamiento, aquí se proponen actividades y materiales para hacer uso de estos recursos, en el marco de lo que entendemos como “La escuela del siglo XXI”.

Por otra parte, las matemáticas, con un planteamiento metodológico que permita despertar el interés por ellas, aprovechando la idea de que están por todas partes, en todo lo que nos rodea, incluido el juego.

La dimensión internacional y europea de la educación

La internacionalización de la educación parece esencial en la escuela de nuestro tiempo. El abordaje de contenidos y proyectos de carácter transnacional son una realidad que se hace posible gracias a un visión de la educación más ampliada y enriquecida; también gracias a los medios tecnológicos que facilitan la comunicación, el intercambio y la relación intercultural entre escuelas, docentes y alumnado de cualquier parte del mundo.

Internacionalización superadora de las visiones limitantes del aula, del centro educativo, de lo estrictamente local.

La evaluación

La evaluación es parte esencial de cualquier proyecto y por lo tanto debe ser tenida en cuenta desde el mismo momento que decidimos poner en marcha alguno. Resulta necesaria para valorar los recursos y las necesidades, los productos, los resultados y también el impacto de un proyecto, en nuestro caso, en la comunidad educativa en la que se vaya a desarrollar; por otra parte, también, para documentar el desarrollo del mismo así como las lecciones aprendidas.

En definitiva, mediante la evaluación aprovecharemos para medir el impacto que estos proyectos puedan tener en la transformación de nuestros puntos de vista, nuestras prácticas educativas, en la mejora de nuestras competencias como docentes; también en la mejora de las competencias de nuestro alumnado;  en la transformación de nuestra comunidad educativa.

Didáctica Sadako